+34 976 149 287 web@cuymar.com
Seleccionar página

Mantenimiento conservación sistema suspensión camión

Mantener en buen estado el sistema de suspensión de nuestro camión evitará que se desgasten antes de tiempo otros elementos, y, sobre todo, evitará que suframos un accidente por un fallo producido en alguno de los elementos de la suspensión.

Por todo ello, es una cuestión primordial, realizar las revisiones necesarias para garantizar el buen estado de todos los componentes, y acudir al taller ante el menor síntoma de que algo está fallando.

Habitualmente, el fabricante especifica con qué frecuencia deben realizarse las revisiones de cada uno de los componentes de una suspensión. No obstante, existen factores externos que nos van a obligar a realizar revisiones más frecuentes, como es el caso del terreno por el que circule habitualmente un camión: si éste tiene muchos baches, la frecuencia de revisiones obligatoriamente será mayor.

Elementos principales de la suspensión que hay que controlar

Cuando alguno de los elementos que forman parte de la suspensión se afloja, esto repercute negativamente en las llantas, acelerando su desgaste de forma desigual; en los resortes, que acaban quebrándose; en el consumo de combustible, que se incrementa; y, en general, en las condiciones de conducción, que se ven alteradas.

Para evitar que esto ocurra, y tenga un fatal desenlace, es conveniente revisar más a menudo ciertos componentes dentro de la suspensión.

Tornillos del torque total

Los tornillos que mantienen en el nivel adecuado el torque total, deben apretarse periódicamente, siempre respetando las especificaciones que marque el fabricante, para no pasarnos. Además, los tornillos más viejos deberían reemplazarse por unos nuevos del mismo tamaño y con el mismo valor de torsión, para conseguir que cumplan correctamente con su misión.

Tornillos U

Los tornillos U son los responsables de mantener fijada la suspensión al eje, por eso son los que sufren un mayor desgaste por estar sometidos a tensiones muy grandes. Por todo ello, estos tornillos deben apretarse con suma precisión, empleando una llave de torsión que garantice una adecuada fuerza de sujeción, y sustituirse cuando dejen de cumplir su función.

Bujes

Los bujes son el componente de la suspensión que se encarga de dotar de flexibilidad las partes móviles mientras mantiene también cierto grado de rigidez. Con el paso del tiempo, y siempre dependiendo del uso, los bujes acaban venciendo y rompiéndose, por lo que es necesario sustituirlos. En el caso de la suspensión mecánica, cuando los bujes sufren desgaste, la suspensión se desalinea, lo que provoca el desgaste irregular de las llantas, además de otra serie de problemas.

Ejes levadizos y autodireccionales

Estos ejes son los responsables de mantener las ruedas en un giro apropiado. Su complejidad estriba en la cantidad de rodillos internos que tienen para lograr el correcto giro. La revisión periódica de estos componentes, nos ayudará a detectar un indicio de mal funcionamiento antes de que pueda derivar en un problema más serio.

Amortiguadores

Los amortiguadores dotan de estabilidad, controlando los movimientos de la suspensión, los muelles y los resortes. Su recambio debería establecerse con una periodicidad en función del uso y de las condiciones habituales por las que transite el vehículo.